telèfon +34 972 634 296
telèfon +34 619 782 105

Los Clots de Sant Julià, un lugar mágico al lado de casa


En unas peculiares colinas de las inmediaciones de Mas Puig Sec (Vulpellac), entre pinos y encinas se encuentran los Clots de Sant Julià. Un encantador lugar de origen misterioso. Este se compone de conjunto de 20 canteras excavadas en la roca a cielo abierto. Algunas de hasta 10 metros de profundidad.

Todo parece apuntar a que se trata de un espacio muy antiguo pues, aunque aún no se ha estudiado a fondo, se han encontrado restos de épocas preromanas. Incluso cree que las murallas de la ciudad prerromana del Puig Sant Andreu (Ullastret) o Empúrias podrían estar hechas con la piedra extraída de estas canteras. Incluso hay quienes apuntan a que el pueblo medieval de Peratallada fue construido con ellas.

 

Cuenta la leyenda…

Que en los Clots de Sant Julià fueron martirizados los primeros cristianos de la Península. Este mágico lugar está presidido por el “Puente de la Bruja” o “Trono de la reina”. Una capilla ancestral que se presenta como uno de los espacios más interesantes de la zona. Se trata de una roca que brota de manera natural y que ha sido excavada haciendo de ella una especie de cueva.         En su interior se puede distinguir una cruz que podría simbolizar la cristianización de un lugar pagano. Justo a su izquierda, hay una superficie plana que parece que era utilizada para realizar sacrificios. Una leyenda que bien podría ser verdad si se tiene en cuenta el canal en forma de U que se encuentra junto a ella, y que podría haberse utilizado para recoger la sangre.

 

¿Cómo llegar a los Clots de Sant Julià?

Saliendo desde Canapost, donde podemos dejar el coche en la Iglesia de Sant Estece, encontramos un indicador “GR-92.1” que va en dirección a los hoyos. Desde Mas Rabiol, se puede ir realizando un bonito paseo de unos diez minutos. En caso de estar interesados, nosotros mismos os daríamos las indicaciones para llegar. Otra opción es hacer una pequeña ruta en bicicleta, que os permitirá disfrutar de un encantador entorno cargado de vegetación e incluso acercaros al peculiar pueblecito de Canapost. Si no traéis vuestras bicis con vosotros, no os preocupéis ¡en el hotel contamos con un servicio de bicicletas eléctricas!  

Desde Mas Rabiol os recomendamos guardar un poco de tiempo en vuestra escapada para dedicárselo a este frondoso espacio que os permitirá disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad.